miércoles, 5 de abril de 2017

Algo de capitales

Cuando tenemos aire en el alma podemos volar y soñar cosas fenomenales, hace unos días soñé que veía un hermoso atardecer, pensaba en ser un árbol de color azul pero luego simplemente despertaba.

caminando por ahí descubrí un pequeño animal que cantaba.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Historias de antaño




Durante un tiempo me gustaba fabricar caleidoscopios miniatura reciclando cds que estaban rayados.. cortaba tres pequeños rectángulos con los cuales armaba un triángulo, luego ese triángulo lo forraba con un trozo de cartón y lo adornaba con los recortes de las hojas de una colorida agenda Pascualina que ya no usaba... la punta del caleidoscopio donde irían los colores la tapaba con un circulito de mica transparente que recortaba de cualquier envase plástico que estuviera a mano, y tiraba unas cuantas mostacillas de diferentes colores, unas rojas, anaranjadas o azules... tapaba el caleidoscopio con otra mica redonda para que no se salieran las mostacillas...  no sé si se entiende bien el procedimiento, solo sé que me pasaba horas aquel verano confeccionando por las noches mis caleidoscopios... quizás sólo hice unos 3 ya no recuerdo exactamente la cantidad que hice, fue hace casi 10 años, solo recuerdo lo bien que me sentía mirando la luz refractada a través de mi bello invento miniatura.



viernes, 7 de octubre de 2016

Delfines

Soñé con delfines, delfines saltando en un lago junto al mar, venía en un bus y grité ¡Mira que bellos delfines!! Ojala pudiéramos detenernos para quizás poder tocarlos... el conductor del bus me escuchó y se detuvo junto a la especie de lago donde estaban los delfines, había mucha gente, entre ellos una tía que no veo hace tiempo... yo buscaba hacer contacto visual con algún delfín para que me dejara acariciarlo, encontré uno, era café y de una forma no muy definida, pero fue el que me eligió, le empecé a acariciar su cuerpo y noté que tenia pelaje como el de un perro... era un delfín-perro...

Muchas veces he despertado en sueños, la primera vez que lo hice fue cuando muy niña, aun recuerdo la sensación fabulosa, la sorpresa y excitación de saber que en ese lugar podía hacer todo lo que quisiera, entonces tomé un florero y lo quebré, y salí corriendo del sueño.

Es viernes, no hace ni frío ni calor y me gustaría abrir una ventana y salir flotando, nadar en el aire, recorrer el mundo, pero esto no es un sueño.

jueves, 12 de mayo de 2016

Ideas de otoño

Hoy amanecí con ganas de escribir, estoy sentada en un sofá rojo y escucho una canción de Phill Collins, no suelo escuchar música, pero hoy quise hacer la excepción. Es otoño, hace frío y mis pies están helados como siempre. Desayuné manzana, avena y un huevo, mezcle todo en la licuadora y luego puse la mezcla a cocinar en un sarten pequeño, quedó delicioso con manzana en trozos y una taza de té tibio.

Lunas 

Siempre hay lunas en el cielo
flotan, corren y giran
lunas con colores fluorescentes que resoplan sonidos dulces
quisiera por un instante viajar por el espacio, despacio,

Nuevos lunares rojos muy pequeñitos nacen en mi piel, ¿que significará?...

Ideas libres que van por ahí bailando, ideas que se enredan en el pelo de la gente...

Ayer vi un gato amarillo con blanco .

Cosas que uno olvida que tiene que olvidar y recordar.

Nuestro cerebro construye universos multiorgánicos que crecen con forma de espiral.

Somos el recuerdo de alguien que no tiene memoria.




martes, 10 de mayo de 2016

Una mañana helada


La mañana estaba fría, corría un suspiro helado por las calles que calaba los huesos de todo aquel que transitaba a esas horas por ahí.  El sol aun oculto detrás de los cerros iluminaba lúgubre el entorno. La luz de una casa se encendió y pronto más luces se sumaron y luego muchas más lo harían según pasaran los minutos hasta apagarse cuando amaneciera definitivamente. Allí lo vi, montado en su bicicleta, bajando una pendiente a alta velocidad, frenó muy brusco al llegar a la esquina, su bicicleta lanzo un aullido agudo que rompió la calma de mi marcha. Nunca fui de las que conociera gente en la calle, nunca de las que alguien abordara para conocer por curiosidad, bueno quizás una vez que otra. Generalmente las personas suelen ser superficiales, aun así a veces no hay mucho que mostrar en profundidad o simplemente no se tiene deseos de hacerlo.


Sus ojos brillaban y reflejaban el tono amarillo anaranjado del semáforo que lo hizo detenerse frente a mí, llevaba una bufanda negra que le cubría la boca, no pude descifrar su rostro pero lo deduje por la postura de su cuerpo firme y decidido. Me miró fijo a los ojos y pareció sonreír debajo de la bufanda, yo debía cruzar la calle pero me quedé allí estampada unos segundos sosteniéndole la mirada, muy bella por cierto. Yo no sonreí, pocas veces lo hacía cuando estaba viva, evitaba el contacto visual con otro ser por mas de 1 segundo, hoy suelo cruzarme en el camino de personas para ver si pueden verme, él lo hizo, me vio para luego desaparecer con el suspiro helado de esa mañana en que el frío calaba los huesos.

viernes, 4 de marzo de 2016

Sin titulo necesariamente



Mirándose al espejo descubrió que su rostro nunca fue suyo, tenía un lunar nuevo y el color de sus ojos le parecía muy extraño, una taza de café con una cucharadita de miel y crema de leche.

Marina no recuerda que anoche llego cansada y tiró la llave del candado de su bicicleta en el cesto de la ropa sucia, hoy necesita salir muy rápido de casa pero no tiene más remedio que tomar un bus que la lleve a la escalera de madera que tiene que subir.

Caminas frecuentemente por esta calle, yo te he visto, te he analizado ciertamente, y he llegado a la conclusión de que tu solo caminas para consumir las horas absurdas que te sobran.

Alguna vez quise evaporar el agua que se estancaba en mi alma, hoy escribo y veo una muralla… pero ya huelo el mar y la luz que repletan los rincones de este cuarto a mi espalda.


lunes, 22 de febrero de 2016

Gato



Hay un gato en mi casa que se llama Mandarina, es un gato de color anaranjado que tiene una mancha blanca con forma de diamante en su  cara, Mandarina es muy flojo, se dedica a dormir toda la tarde sobre un viejo televisor que ya no enciende y que está lleno de polvo y recuerdos de películas añejas que nadie pudo ver. Secretamente he espiado al gato y he logrado descifrar un lenguaje transparente que fluye de su cuerpo cuando duerme.

martes, 26 de enero de 2016

Mariposa languida

Cuando Raquel tomó su telefono y vió el nombre de quien la llamaba se puso de pie nerviosamente y con una voz extraña dijo no saber quien era... se aparto a contestar a otra habitación...

Mintió, como mienten todos; una humanidad con zapatos mojados. Yo escucho como si estubiera en un sueño tuyo nuevamente, caras extrañas y colores con sabor agridulce.

miércoles, 14 de octubre de 2015

La historia de Cacarico

Se llamaba Cacarico, un gatito que vi crecer desde cachorro hasta adolescente, muy tímido y desconfiado, nació y creció junto a su gemela Arenita en el techo de la casa donde yo vivía, no eran oficialmente míos pero los apadriné dentro de mis posibilidades. Cacarico siempre trepaba un árbol que a mí me gustaba mucho, era uno de esos árboles que tienen esas hojas formadas por muchas otras pequeñas hojas con forma alargada ordenadas en dos filas una frente a otra (esas hojas que si las empujas desde la base caen todas al suelo y te queda en la mano solo un palito triste y con frío), aquellos árboles a los que les salen unas flores redondas y peludas que comúnmente se les dice pollitos, o bueno así les digo yo.
 
 
Cacarico era huraño pero siempre quería que le sacaran fotos, se quedaba quietecito y daba sus mejores poses, pocas veces se dejaba tocar, cuando lo hacía me gustaba acariciar su lomito y escuchar su débil ronroneo que de vez en cuando simulaba la canción de algún pájaro silvestre. Lamentablemente cuando alcanzo la adolescencia gatuna Cacarico fue exiliado de su manada compuesta por 3 gatitas callejeras, Ernestina, Campana y Arenita. Nunca más se supo de Cacarico, algunas leyendas cuentan que se escapó a Francia con una familia escocesa, otras dicen que se convirtió en árbol, me inclino por la segunda, cada vez que veo y huelo una de esas flores con forma de pollito pienso en cacarico y sonrío.
PD. Esas "flores" huelen a shampoo, siempre he pensado eso, ojala alguien más que sepa de que hablo me diga a que le huelen que por cierto no he olido hace tiempo... bueno y si algún entendido de árboles pudiera decirme como se llama el árbol y si son flores o no, porque la verdad lo desconozco.

Miércoles celestes

Me atravieso luego en una de tus alas, no hay sangre, plumas pequeñas caen al piso, se mojan en un charco de agua de mar, respiración pausada, manos cuadradas, ¿vamos a correr en circulos?, mucho ruido ambiente, no oigo lo que dices, veo tus labios moverse pero sólo luces salen de ellos, Me atravieso luego en una de tus alas y retrocedes, te marchas dejando pequeñas plumas que recojo y guardo.

Creo que nuestro gato imaginario necesita más comida inaginaria para gatos imaginarios

miércoles, 11 de marzo de 2015

Cosas del día

Está pintando la puerta de su casa con una pequeña brocha, se acaba de manchar el pantalón y no se ha dado cuenta, es una mancha de oleo amarillo con forma espiroidal, la pintura es de ese color, un amarillo rey que la madera absorbe como alimento sagrado, me pregunto cuanto más tardará en terminar de pintar.

El perro también lo observa y se rasca nervioso detrás de una oreja cada cierto tiempo, luego se echa y lanza un suspiro resignado, quizás no haya paseo este día nuevamente.

Por otra parte dentro de la casa, en el estante que esta junto a la ventana que da hacia la calle, una figurilla de porcelana ruega por que dejen entrar al perro este día, a ella le fascina observar el movimiento de su cola además solo el puede oírla cuando canta por las noches.

lunes, 24 de marzo de 2014

Enredo



Los días vuelan alrededor de Mariela, giran y danzan al son de una melodía triste que hace escapar de cuando en vez algunas lágrimas de sus ojos.

Yo la conocí cuando aún no comprendía lo que estaba hablando, aun así pude escucharla sin dormirme, su idioma era un enredo de colores y plantas.