domingo, 25 de noviembre de 2007

La triste historia de la mujer sin calcetines

Hace tres días adelante me contaron la historia que rompió los cristales de mis lentes, la historia que entro repentina sin ser llamada por mis ojos y se quedo en mi cabeza, subió por mi memoria y luego intento escapar por mi boca pero ya era demasiado tarde, me la había tragado, navego por mis entrañas rozó mi corazón despertó a mi alma y se aferro a mi garganta como un pequeño niño a los pechos de su madre, aun así escuetos murmullos recorren mis dedos y es por eso que hoy estoy aquí escribiendo como atrapada en una caja musical muy antigua que nadie ha abierto hace tanto tiempo y de pronto la melodía dulce y taciturna escapa sin advertencias ni vacilaciones y quien pase cerca de ella se aplaca a la sensación melancólica de un recuerdo pasado que fue arrasado por una tormenta tropical pero que vuelve renaciendo desde los rincones mas profundos de la mente de algún elefante asiático contemplando mariposas. La forma de las cosas, los objetos, las plantas, los animales, los ruidos, los silencios, los lamentos fueron siempre su pasión dedicó su vida al arte de la contemplación a cultivar secretos prohibidos en el jardín de su memoria a las orillas de una playa abandonada cerca de un rincón de sentidos histriónicos camuflados y cada día cantaba canciones fugaces que hablaban de juramentos de orgullo y profecías y suspiraba mirando el ocaso de los días eternos de los días solitarios labrando esos secretos como si fuesen fragmentos de un tesoro que alguien algún día iría a buscar como si a alguien algún día le fueran a importar y ella cantaba cada vez mas cantaba y movía sus brazos y el viento acariciaba su cuerpo delicadamente y ella acariciaba al viento con sus dedos impermeables y ambos eran uno y uno eran ambos retrocediendo y alcanzando la sinfonía imberbe de la naturaleza omnipotente que envolvía aquellas tardes de danzas inmortales y susurraba Antagónica su nombre Antagónica ella la mujer de los ojos olvidados la mujer olvidada, la mujer de infinitas tardes navegas en los brazos del viento apasionado del viento libre, libre, esa mujer sin fundamentos la mujer que nunca usaba calcetines porque así como el viento ella también era libre y no necesitaba que en sus pies descalzos hubiese una muralla que le impidiera sentir la arena, sentir con sus palmas de piernas trigueñas, ella con su cabello extenso y negro naufragando sin remordimientos por el cielo azul que siempre la observa con sigilo y sin desmedro y así vivía ella cada día de su vida, intangible en su mundo inconcebible. Al despertar por las mañanas recibía a través de su ventana de cristal rosado el calido saludo del sol naciente en las costas de costillas hundidas y saltaba de su cama adornada con conchas y corales diáfanos hacia el baño sin paredes junto a un diván repleto de pequeñas burbujas retenidas en el tiempo en un momento en el que nadie estaba frete a ellas para observarlas y verlas estallar sobre el piso de cemento y ver su huella circularmente perfecta representaba fielmente el instante fugaz de la existencia de un sonido de un fragmento de segundo súbito de la explosión de las burbujas que dejan de flotar... (continuara… algún día)

4 comentarios:

art pepper dijo...

Hola, pues por aqui, leyendote los dedos.

Anónimo dijo...

Eres una sinfonía en Internet, como la sinfonía que escucho cada día cuando me siento en el mismo café de siempre a escribir “la sinfonía de la calle”, es algo especial que llena espacios mente y alma, historias, sentimientos, arte.
La vida es un arte, como te dije antes tu montaña te esta esperando y tienes mucho talento demasiado a mi parecer reflorece todo eso que llevas dentro, como dice tu hermana hermosa “atrévete te te te salte del closet destápate…..” jajajajaja.
Siempre te tiro muchas flores pero es que te las mereces tu arte es muy hermoso y espero que siga a tu lado hasta tu ultimo respiro.
Un beso muy grande y suerte para el viernes, espero verte pronto y compartir un café lleno de poesía y emoción, o si no tomas café un juguito. :D

Anónimo dijo...

bueno niña como siempre un gran gusto para leer tus histrias me gusto mucho el cuento sigue asi niña algundia seras muy famosa

Surrealdevocion dijo...

jajajaj y pa que querer ser famosa amigo nop lo mio no es la fama lo mio es expresar lo que siento en el alma!! muchas gracias que lindo de tu parte