sábado, 31 de mayo de 2008

Me dicen que me dicen que no me dicen nada



Ocho ocho ocho ocho y novecientos
mas cuarenta por ciento de diecinueve
me vengan a la división sixagecimal amanecer de terciopelo celeste.

Fragancia, quiero fragancias de olores florales, incienso, perfumes, quiero frutas frescas en canastas de mimbre, olor a madera mojada, olor a ropa recién lavada, quiero sentir la caricia del sol fresco un día viernes por la mañana, todo eso quiero y mas y mas quiero, quiero sentir que en mi barriga rebullen dorados gusanos pintados de rojo quiero mirar las estrellas y arrancar suspiros con los ojos, quiero dulce, quiero amargo y quiero salado... olor a menta, romero, cilantro, albahaca, paico, hierva luisa, canela... quiero canela en un té un té bien cargado y con hormigas flotando para dar la sensación de extravagancia si no y locura acida.

cinco cinco cinco cinco y trescientos veinte
menos tres tristes tigres trigo tragando en un trigal
mas tarde será mas tarde.

No hay comentarios: