domingo, 6 de julio de 2008

acariciaba los pliegues de tu cuello cuando me quedaba dormida


Recuerdo que hace tres meses soñé contigo, tenias en tus ojos una extraña flor de color verde, tus canas se habian marchado y tu diente de oro ya no estaba en tu boca como un calor en el estomago... tu risa no volví a oirla dese entonces y tampoco esas palabras que provocaban sensaciones diversas de ternura, agrado, tranquilidad en mi. Hay tanto en el mundo que no es visible ante los ojos y sin embargo existe y lo hace como en una segunda piel de universo paralelo. Dos pieles, tres pieles, cuatro pieles, siete pieles y a Dios lo tienen en algún sol de alguna otro planeta, redondo y brillante, de domingos se poco y de dioses menos, solo se que hace tres meses soñé contigo y hoy volví a hacerlo y cantabas y yo te oía como lo hacia antes ¿lo recuerdas? Nunca es tarde para decirte que te quiero auque sea en sueños.

No hay comentarios: