sábado, 16 de octubre de 2010

Y va

Hay aromas que en la vida jamás puedes olvidar, pero sin embargo lo haces.
Te he robado un contraluz por la tarde, mientras tocabas alguna melodía al viento, me parecía graciosa aquella charla que mantenían, tu le decías algo y el contestaba cosas irrisorias sin siquiera mover la boca, pues ni boca tenía.

Es cierto que hay personas que comen flores de la calle, lo descubrí antenoche cuando una mujer de vestido azul saboreaba unas cuantas mientras un barco brillaba dejando un reflejo lúgubre en sus ojos.

El flautista se detuvo cuando entendí en parte un poco en lo que consistía la realidad, que no es más que un engaño para poder cultivar alimento para un diablo imaginario.

-¿Cuando asesinaras a tu padre?
-Hoy no, es domingo.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Una galaxia con vista al mar


Despertaba como siempre a la misma hora tras el sonido perturbador del reloj que gritaba, solía llevarme las manos a los ojos y refregarlos, para luego tomar un vaso de agua que siempre dejaba puesto la noche anterior sobre el velador; pero ese día no lo hice. Me levante de la cama y camine aturdida hacia la ventana; abrí las cortinas de par en par dejando que el sol iluminara el cuarto por completo; entonces noté que todos los muebles comenzaban a respirar disimuladamente como lo hace la hierba por las mañanas en el jardín, luego abrí la ventana y una brisa refrescante me envolvió, era el salino aroma del mar que se enredaba en mi cabello y circulaba por el cuarto posándose promiscuamente sobre todo para luego salir y volver a entrar nuevamente.