sábado, 16 de octubre de 2010

Y va

Hay aromas que en la vida jamás puedes olvidar, pero sin embargo lo haces.
Te he robado un contraluz por la tarde, mientras tocabas alguna melodía al viento, me parecía graciosa aquella charla que mantenían, tu le decías algo y el contestaba cosas irrisorias sin siquiera mover la boca, pues ni boca tenía.

Es cierto que hay personas que comen flores de la calle, lo descubrí antenoche cuando una mujer de vestido azul saboreaba unas cuantas mientras un barco brillaba dejando un reflejo lúgubre en sus ojos.

El flautista se detuvo cuando entendí en parte un poco en lo que consistía la realidad, que no es más que un engaño para poder cultivar alimento para un diablo imaginario.

-¿Cuando asesinaras a tu padre?
-Hoy no, es domingo.

No hay comentarios: