martes, 2 de noviembre de 2010

cuento de otoño en primavera


Se corta las uñas de las manos sentado en una banca de madera bajo la atenta mirada del sol que como un rey solitario todo vigila. Con su cabello largo, suelto y mojado; goteando lánguidas lagrimas sobre su espalda desnuda; siente el sonido voraz del cortaúñas que le resulta extrañamente placentero, más aun ver como caen las uñas moribundas al suelo y al mismo tiempo lanzan un quejumbroso gritito de muerte imaginaria que le eriza los bellos de sus brazos por un breve instante. Rodeado de plantas y flores se sabe envuelto por el aroma matutino del jardín que le relega del mundo y le hace olvidar todo lo que debería recordad en aquel momento, un jardín que con gran ahínco ha logrado montar en el pequeño patio trasero de la casa. Hace sólo un par de meses germinaron las primeras flores y fue bello para Pascual ver como día tras días nuevas flores crecían y otras morían.

No hay comentarios: