martes, 16 de noviembre de 2010

La garza


Entre sus manos un cuadrado de papel es doblado y desdoblado hasta dar con la forma exacta. Siente el mar hablando tan cerca que le resulta difícil entender sus propios pensamientos, entonces simplemente ve una garza verde agua perfectamente terminada en la punta de sus dedos, esperando quizás la próxima ráfaga de viento para ponerse a volar. Hoy la luna ha cantado sobre el mar. Suspiran las olas como bestias amaestradas bajo la hipnótica influencia del amor lunar, de la luz blanca que baña el aire negro de las noches menguantes.

No hay comentarios: