jueves, 16 de diciembre de 2010

Alelí sonreí mirando los techos de las casas


La ropa bailando con el viento, colgando en los techos de las casas, sobre algún tendedero maltrecho.
Una enredadera florida, envolviendo una ventana.
Un árbol que tiene flores con forma de campanas, amarillas, grandes; dan al patio de la casa contigua y cuelgan como vestidos de reinas olvidadas.
Palabras que pasan volando y se desarman al chocar con alguna pared o se enredan en las alas de alguna paloma atolondrada.



Sé que tienes un caleidoscopio en tus orejas
por eso no mejas mirar dentro de ellas
He intentado sorprenderte de mi modos
pero siempre me delato
sé que tienes un caleidoscopio en tus orejas...

No hay comentarios: