lunes, 13 de enero de 2014

Estoy cantando con la boca cerrada, con la boca cerrada canto y me siento la mejor cantante de la ciudad, sé que para muchos es absurdo pero hace bastante tiempo olvide que se siente sentirse aludida por lo que piensen los demás. Soy un ser con forma cuadrada que come mariposas y gusta de los domingos floreados. Mi nombre es Alondra, aprendí muchas cosas caminando por ahí.

Cuando despierto en las mañanas siempre siento un soplido sobre mis ojos cerrados, el  que lentamente me recuerda que he vuelto a esta soberbia realidad, realidad que camina como un elefante apurado, con colmillos de marfil y trompa de gitana. Realidad eres mezquina, no me dejas soñar con marionetas de colores que trepan árboles azules y lanzan  risas envueltas en alambre.

Mira mi mano gira y vuelve a girar, creo que algún día alguien con un sombrero de campana llegará a uno de sus tantos sueños y le pedirá que sea su garganta y le enseñe a romper nueces con los dientes.

Cuando te quiero simplemente no puedo dejar de comer papeles y respirar colores amargos que no existen. Mañana quizás vuelvo a dibujar.

No hay comentarios: