martes, 26 de enero de 2016

Mariposa languida

Cuando Raquel tomó su telefono y vió el nombre de quien la llamaba se puso de pie nerviosamente y con una voz extraña dijo no saber quien era... se aparto a contestar a otra habitación...

Mintió, como mienten todos; una humanidad con zapatos mojados. Yo escucho como si estubiera en un sueño tuyo nuevamente, caras extrañas y colores con sabor agridulce.