lunes, 22 de febrero de 2016

Gato



Hay un gato en mi casa que se llama Mandarina, es un gato de color anaranjado que tiene una mancha blanca con forma de diamante en su  cara, Mandarina es muy flojo, se dedica a dormir toda la tarde sobre un viejo televisor que ya no enciende y que está lleno de polvo y recuerdos de películas añejas que nadie pudo ver. Secretamente he espiado al gato y he logrado descifrar un lenguaje transparente que fluye de su cuerpo cuando duerme.