miércoles, 5 de abril de 2017

Algo de capitales

Cuando tenemos aire en el alma podemos volar y soñar cosas fenomenales, hace unos días soñé que veía un hermoso atardecer, pensaba en ser un árbol de color azul pero luego simplemente despertaba.

caminando por ahí descubrí un pequeño animal que cantaba.