domingo, 31 de diciembre de 2017

Neceté

Un neceser esta abierto, dentro, agujas, hilos y alfileres bailan alguna melodía contagiosa, yo pienso que pronto me gustaría cocer la basta de ese bello vestido que no me pongo hace años, cuando tenía cuerpo.

Más ideas que se escapan

El perro movía su cola de un lado a otro, yo desde la otra esquina de la habitación quería salir flotando por la ventana, tu, vestido de verde sacaste de tu morral una pequeña esfera de vidrio y la tiraste, antes de tocar el suelo se detuvo.

Un viejo árbol de pronto quiere viajar en un barco con rumbo desconocido.
Sandía
Flor de navidad
Bebé llorando
Nube
Río de arbustos
Perfume


 

Cuando duermo con los ojos abiertos

Un trocito de luna flotando en el espacio, cielo algo frío... un año, dos o tres no son más que polvo de piel esparcido por el aire se difumina el cuerpo y se vuelve a dibujar una luna completa allá arriba y yo aquí abajo comiendo flores.


Con flores de plástico transparente y luces

Sé que me visitas de repente con ese aroma diamante de flor antigua y dormida. Siempre recordaré cuando peiné tu delgado cabello antes de que tomaras el tren, te puse una cinta de raso azul marino en la cabeza, lo recuerdo tan bien, tu sentada en esa silla de madera que traje de tu viejo comedor, te sentaste y ahora atesoro ese recuerdo como la triste melodía de esa cajita musical con flores de plástico transparente y luces que tenías muy bien guardada y solo de vez en cuando podíamos ver.

Los recuerdos, instantes imperceptibles hoy son tesoros invaluables.

sábado, 23 de diciembre de 2017

Ideas pasajeras que se pasean por ahí de repente



Ya me quedé nuevamente azul y dormida, sentía la pesadez en los ojos, como una especie de arena mojada que camina tan despacio. Soñaba con una mujer que tenía el pelo extremadamente largo, lo peinaba con tanta delicadeza que me daban ganas de tomar una tijera y cortárselo.

Cuando Mary sacó de su bolsillo un botón rojo y lo puso en el centro de la palma de su mano yo supe que todo estaba conectado, era el mismo botón rojo de mi colección de botones que debe estar perdida en algún cajón imaginario de mi antigua habitación. Mi antigua habitación que desapareció por razones aun investigadas.

Ahora que lo pienso bien la mayoría de lugares físicos en donde pase la mayor parte de las horas de mi infancia y adolescencia fueron demolidas, podría decirse que soy un ser que ya no tiene muñequitos de lana.

Por qué la vida me ha traído rodando con el viento a vivir en esta ciudad será otro de los grandes misterios que la dulce Mary deberá investigar.

las sombras de tu sombrero

las sombras se mueven lentamente, van a paso de caracol, por un momento las he visto desaparecer... pero siempre regresan... un día les lanzaré un tarro de pintura.


miércoles, 5 de abril de 2017

Algo de capitales

Cuando tenemos aire en el alma podemos volar y soñar cosas fenomenales, hace unos días soñé que veía un hermoso atardecer, pensaba en ser un árbol de color azul pero luego simplemente despertaba.

caminando por ahí descubrí un pequeño animal que cantaba.